Carcassonne Junior… Una Reseña Divertida

carcassonne junior

Carcassonne Junior es un astuto juego de colocación para 2-4 niños de 4+ años.

Autoría de Marco Teubner e ilustraciones de Rolf Vogt. Publicado por Hans Im Glück y editado en español por Devir.

“Me pido empezar el primero”, dice Papá, y antes que nadie pueda reprimirle continúa: “Nadie de la mesa ha ido a Carcassonne más veces que yo, y siempre empezáis vosotros. Así que esta vez me toca a mí”. Coge una pieza del tablero y la coloca en el centro de la mesa. “Toma ya!” En la pieza sale una chica vestida de azul cruzando un puente de cuerdas y tablas de madera; es el personaje que escogió Papá.

El pequeño de la casa lleva al chico con el pelo y la capa rojos. Al colocar su pieza se da cuenta que también coincide con su color. “Ponla al ladito de la mía”, le invita el padre. “No, yo quiero empezar un camino nuevo”, responde el más pequeño. Tras lo cual la madre sonríe y levanta una ceja.

carcassonne junior

Ahora es el turno de Mamá (ha escogido la chica del vestido amarillo), y coloca su pieza al lado de la de su hijo. Lo mismo hace la hija, que lleva al niño de verde, cerrando a su vez el camino: cada uno, menos el padre, puede así deshacerse de una de sus figuras.

“Eso significa que hemos encerrado ya unos cuantos animales”, explica mamá.

Papá continúa con su estrategia de hacer camino en solitario. El resto de miembros de la família se ayudan cerrando rutas y compartiendo caminos, y al cabo de 5 minutos ya se han deshecho de la mitad de sus figuras.

carcassonne junior green

Pero entonces padre consigue colocar la pieza soñada, cerrando el camino y poniendo 5 de sus ocho figuras sobre el tablero. “Mi estrategia está dando resultado”, alardea. “Qué estrategia?”, le pide la madre. “Esto no es un juego cooperativo, querida”, tras lo cual se lleva el levantamiento de ambas cejas de ella.

La partida sigue. Papá ahuyenta las piezas de tablero que pertenecen a sus adversaios, las coloca en extremos apartados donde conectar caminos, ya ni pensar en cerrarlos, tiene una dificultad altísima. Poco a poco se va deshaciendo de sus figuritas azules hasta poner la última sobre el tablero.

“Ha ganado Papá!”, se sorprende la hija. El pequeño de la casa está colocando el resto de las piezas, concentrado, ahora que se ha terminado el juego, en crear una villa medieval.

Mamá mira a Papá con ojos interrogativos: “Me puedes explicar cuál es el motivo que te ha llevado a Carcassonne tantas veces?” “Eso”, responde el padre entrecortándose, “fué antes de conocerte, mi vida”.

Os invito a leer una reseña más descriptiva hecha por Special Meeple.

By Joel

Author: Joel

I enjoy playing games with my children, friends and family. L'anterior és el lema que faig servir en anglès, i és veritat. També faig promoció i tallers d'iniciació als jocs de taula, perquè crec que el joc és essencial per a l'ésser humà. No es tracta de buscar-li tres peus al gat, sinó que mentres et diverteixes (i divertir-se és del tot necessari) pots exercitar un cúmul d'habilitats i progressar-hi. La vida seria més profitosa si puguéssim jugar una mica cada dia.