Imperio Cobra… Un Juego Del Pasado?

En busca del Imperio Cobra es un juego de aventuras para 2-4 jugadores, a partir de 8 años. Publicado por Cefa Toys.

Reedición de un clásico español de los años 80 aprovechando el tirón que tienen los juegos de mesa actualmente y la nostalgia que éstos despiertan en algunos.

Mi amigo Raúl tiene un baúl… Así iba a titular yo este artículo ya que yo nunca tuve Imperio Cobra y no tengo intenciones de comprármelo, pero mi amigo Raúl sí (es un nostálgico y se lo compró, como es debido, para recordar viejos tiempos, aunque mucho me temo que lo haya jugado yo muchas más veces que él -me refiero a esta nueva copia-). Se lo pedí prestado para probarlo con mi hijo mayor, Isaac, que a sus 5 años ya es todo un jugón, y necesita novedades a un ritmo imposible de mantener debido a la precariedad de mi billetera.

Bueno, vamos a lo que vamos, Imperio Cobra es un juego de aventuras en el que uno de los jugadores deberá llevar a los hombres cobra y el resto escogerá a un héroe de un continente y civilización diferentes (de ambientación fantástica). La misión es recuperar el Ojo Mágico del templo, pero para poder llegar hasta él los héroes deben superar tres pruebas o misiones que les impondrá el Oráculo previamente (con alguna excepción muy aleatoria).

imperio cobra

Se trata de un juego competitivo aunque claramente tres de los jugadores comparten un mismo objetivo, destruir al Imperio Cobra. No existen sinergias que permitan la cooperación entre jugadores (no en las reglas, que si quieres te las puedes inventar).

Con el dado avanzamos y obtenemos cartas (la gestión de las cuales es mínima). El primero en vencer a los malos gana. Y los hombres cobra, ¿no ganan nunca? Ahí lo dejo.

imperio cobra

Yo creo que Imperio Cobra es, definitivamente, un juego del pasado. Compite con otros muchos juegos en el mercado que le sacan los colores tras compararse con ellos. Pero su función no es esa precisamente. Se trata de un producto nostálgico. Y a eso no se le puede quitar importancia. Tiene su valor en el mercado.

imperio cobra

A pesar de mis reservas, a mi hijo de 5 años le ha gustado. El juego se hace tedioso y a veces es frustrante, pero alimenta esa imaginación que siempre tiene hambre, gracias principalmente a las ilustraciones de Isidre Monés. Y aunque el diseño de Pepe Pineda haya quedado anticuado, son de merecer por una parte sus logros (que deben ser juzgados a sabiendas del tiempo transcurrido), y por otra parte la complejidad temática (el haber reunido elementos tan dispares, pero todos ellos atractivos). Por lo tanto, juego del pasado, sí, pero estimulante aún para los más pequeños de la casa e incluso para los no iniciados en los juegos de mesa modernos (a quién no le gusta jugar a un tiradados de vez en cuando, dejando que la suerte decida nuestro porvenir).

imperio cobra

Una nota crítica a la empresa editora, Cefa Toys. Para saber quién diseñó el juego, y a la vez quién lo ilustró, me he visto obligado a mirar en la BGG. Nada hubiera costado poner los nombres de los autores en las instrucciones almenos. Muy mal.

By Joel

Stone Age Junior… Una Reseña Divertida

Stone Age Junior es un juego de gestión de recursos para 2-4 niños de 5+ años.

Autoría de Marco Teubner e ilustraciones de Michael Menzel. Publicado por Hans Im Glück y editado en español por Devir.

“Papá, me pasas el dado?”, el más pequeño de la casa se encarga de dar comienzo a una nueva partida familiar, con un juego recién adquirido y que se llama Stone Age Junior. “En este juego no se tiran los dados hijo, para moverte debes darle la vuelta a una de las losetas de bosque que hay alrededor del tablero”, le responde papá.

“¿Por qué hay losetas de bosque esparcidas por toda la mesa?”, es la hija, quien acaba de sentarse junto con su madre. “En la Edad de Piedra”, empieza Padre, “había bosques muy profundos y cada vez que las personas salían de su aldea debían cruzarlos para alcanzar su destino. Estas losetas simbolizan ese bosque, y para cruzarlo deberéis tener muy buena memoria; recordad el camino correcto o podriais perderos y terminar en el sitio equivocado”. Ambos, hijo e hija, quedan admirados de lo que les acaba de contar papá.

“Vuestro padre sabe muchas cosas sobre la Edad de Piedra”, dice Madre, “a veces hasta pienso que creció en ella”, tras lo cual le dedica una sonrisa.

stone age jr close up

El más pequeño de la casa le da la vuelta a la primera loseta y en la cara interior aparece impreso un jarrón de arcilla. “Una taza de chocolate!”, grita el niño. “En realidad se trata de un jarrón de arcilla. En la Edad de Piedra trabajaban el barro para crear jarrones muy parecidos a éste”, le corrige papá.

Tras mover su peón al campo de barro y recoger su recurso, le toca al siguiente jugador. La madre voltea una loseta donde aparece la silueta de un pescado. Mueve su peón al lado del río y recoge su recurso: un pescado azul de madera. “Ahora ya sólo me quedan un par de recursos más para poder construir cualquiera de las tres casas que hay disponibles”.

stone age jr side

“¿Por qué se necesitan pescados para construir una casa?”, pregunta la hija frunciendo el entrecejo. “En realidad, los recursos requeridos para comprar una casa no se utilizan en su construcción, simbolizan lo que necesitaba una familia para subsistir”, explica el padre. “Imaginaros una aldea sin utensilios, ni comida, ni otros recursos para comerciar. Nadie querría vivir en ella, verdad?”

“Entonces”, razona la hija, “los recursos son para atraer una familia a nuestro poblado”. “Exacto!”, exclama papá, “lo has entendido perfectamente. Una vez tienes una familia nueva en tu aldea, ésta se construye su propia cabaña”.

stone age jr housing

“¿Estamos jugando o dando clases magistrales de historia?”, pregunta mamá. Tras lo cual la hija levanta una de las losetas de bosque donde aparece el dibujo de un dado con la cara del uno. Mueve su peón un espacio sobre el tablero y recoge su recurso: “¿Me ha tocado un perro?” “Es un perro lobo, y se llama Cham. Te servirá de comodín, es decir que tiene el mismo valor que cualquiera de los otros recursos. Esto simboliza…”, papá se corta tras darse cuenta que quizá está hablando un poco demasiado.  “En fin, es como mandar al perro a por el recurso que te falta, no es eso?”, le anima mamá. “Exactamente”, concede y enseguida voltea una loseta de bosque para no perder más tiempo.

Así se van sucediendo los movimientos, y se demuestra que los niños tienen mejor memoria que sus padres, recordando, cuando las losetas vuelven a ponerse boca abajo, donde se esconden los recursos que más necesitan, ¿o debería decir los que más les atraen? Porqué, mientras el niño colecciona lo que él se ha empecinado en llamar tazitas de chocolate, la niña coge moras del bosque y de esta forma, acumulando recursos innecesarios, van desaprovechando un turno tras otro y parece que finalmente se ha establecido un duelo entre papá y mamá.

stone age jr pottery

Todo vale, hasta robarse el perro lobo el uno al otro. “No me lo digas”, reacciona mamá, “esto simboliza el entrenamiento fiel y acude a tí, dejando mi aldea, tras haber escuchado tu silbido habilidoso”.

Sin embargo papá no cede y con ese último movimiento se apodera de los recursos necesarios para construir su tercera y última cabaña (o invitar a la familia que habrá de construirla). Pero aún no puede, no en este turno, primero deberá volver a la aldea central, donde podrá encontrar a la familia que le acompañe, ya en su próxima jugada.

Así que la madre tiene una última oportunidad. Si ella es capaz de robarle el perro lobo a él, tendrá la victoria casi asegurada. Pero no le va a ser fácil. La loseta de bosque tras la cual se esconde el perro ya está volteada. Necesita una loseta con el dado impreso para moverse. Y que le permita avanzar 4 casillas, para ser más exactos. “¿Quieres que te diga dónde se encuentra?”, le pregunta la hija. Pero mamá no quiere recibir ninguna ayuda. Mueve su dedo índice dudando entre levantar una u otra, hasta que al final se decide por girar la loseta que esconde el dado con el número dos. “No, esa no, era la otra!”, la riñe su propia hija.

stone age jr playing

“Ha ganado papá?”, se queja el más pequeño. “Eso no importa demasiado”, declara el padre, “cada uno de nosotros ha empezado su poblado, nos hemos independizado de la aldea central donde nacimos y hemos crecido, esa es la verdadera aventura de la Edad de Piedra, cuenta la historia de como los seres humanos nos expandimos por el territorio. Ahora miraremos al futuro con ojos a la vez viejos y nuevos, llevando a cuestas con nosotros todo lo que hemos aprendido, y con nuevas ideas que queremos poner en práctica, soñando poder convertir nuestros deseos en realidad”.

Cuando los niños ya están acostados en la cama, mamá se acerca a papá y lo abraza. “Para ser un hombre de la Edad de Piedra, se te da muy bien encandilar a nuestros hijos. Te quiero”.

Papá sonríe y se emociona.

Si quieres leer una reseña descriptiva del juego te recomiendo la que hizo en su día Padres Frikis.

By Joel

Stone Age Junior… Una Introducció Al Joc

Stone Age Junior és un joc de Marco Teubner.

Per a 2-4 jugadors, a partir de 5 anys. El joc està dedicat al fill de l’autor, Paul.

Stone Age Junior és un joc de gestió de recursos on la memòria hi té un paper important.

Els jugadors hauran de competir per veure qui aconsegueix de completar el seu poblat abans que els altres. Per fer-ho hauran de construir tres cases o cabanyes de l’edat de pedra. Per a construir una cabanya, calen recursos. Aquests es troben repartits arreu del tauler i els jugadors es veuran obligats a recórrer-ne l’espai, que simbolitza una vall, per tal de collir-los.

Els recursos existents són els següents: ullals de mamut, mores del bosc, pots de fang, puntes de fletxa i peixos del riu. Hi ha un recurs adicional que és el gos llop, amb el qual podem substituir qualsevol dels anteriors si ens en manca algun per a poder construir una cabanya.

stone age junior house price

Hi ha tres piles de cabanyes i només poden construir-se aquelles que es troben a la part superior. Per cada una haurem de pagar una combinació de recursos diferent, i aquest intercanvi ve a simbolitzar el que necessita una família per a subsistir en el nostre poblat.

La part de memòria entra en joc quan ens hem de moure. El moviment condicionarà els recursos a obtenir, i per tant esdevé importantíssim, no tan sols per a l’estratègia de construcció pròpia, sinó també per tal d’interrompre la del contrari.

El moviment es realitza girant una de les fitxes de bosc que hi ha repartides al voltant del tauler i movent-se tantes caselles com s’indiqui a l’anvers, o deixant-se caure en una casella concreta si així es mostra. Serà principal, doncs, recordar què s’amaga rera cada una de les fitxes de bosc, per aconseguir els recursos més de pressa.

stone age junior inside box

Hi ha detalls en el disseny d’aquest joc que el fan excel·lent. La possibilitat de prendre-li el gos llop a l’adversari n’és una, com la possibilitat d’intercanviar recursos, no pas amb la resta de jugadors sinó en una de les caselles del mapa o tauler. La pròpia construcció del poblat és molt vistosa. Però hi ha un detall que supera els altres: els mamuts pintats de colors diferents a cada poblat i les fitxes de cartró amb el color de cada jugador. És un detall que denota l’experiència i la maduresa de l’autor del joc, Marco Teubner. Com que la memòria entra en joc, i el jugador està molt atent a les fitxes de bosc i als moviments de la resta de jugadors, sovint passa que ens oblidem de quina era la nostra pròpia figura o ninot (n’hi ha de quatre colors diferents), i per descomptat la corresponent als altres jugadors també. Els mamuts i les fitxes de colors són una simple i ràpida referència que et permet no perdre el fil i concentrar-te en allò que és més necessari per alçar-te victoriós.

stone age junior blue

Us recomano que obriu sempre el joc pel revers del tauler, podent gaudir així de la il·lustració magnífica de Michael Menzel, on la vall apareix sense els elements de joc que li roben protagonisme.

Una menció especial mereixen les instruccions del joc, escrites per Gregor Abraham, Hanna Weiss i Alex Weiss. Repasseu-les amb els vostres fills, són una bona introducció per entendre l’edat de pedra.

El joc original d’Stone Age, destinat a un públic d’edat més avançada, va ser publicat per Hans Im Glück l’any 2008. El seu creador, Michael Tummelhofer, és alhora el fundador d’aquesta reconegudíssima editorial de jocs de taula alemanya que ha publicat jocs com Carcassonne o Dominion. L’il·lustrador del joc original també és Michael Menzel.

By Joel

Huhuuh… Un Juego Del Pasado?

Huhuuh es un juego de Haba registrado en 1994 y que se distribuyó en España con sus propias instrucciones en español.

Para 2-4 jugadores de 4+ años. Autoría de Ullrich Eikenberg y diseño de Franz Vohwinkel.

Encontré este juego difícil de pronunciar (“Eh, vosotros! Habéis probado el Huhuuh?”) en una tienda del barrio especializada en productos de segunda mano. Han pasado 13 años desde su lanzamiento y la temática sigue siendo muy golosa.

Se trata de un juego cooperativo para niños. ¿Uno de los primeros? En el tablero hay dibujados tres castillos de colores distintos (rojo, verde y azul), coincidiendo con los tres colores de fantasmas disponibles. En el centro hay un sol resplandeciente al que le faltan sus rayos dorados (en este caso amarillos) que descansan a un lado amontonados. Por turnos, iremos lanzando el dado y según el resultado podremos colocar un fantasma en el castillo de su color, o sacarlo fuera, o añadir un rayo amarillo al sol. El objetivo del juego es conseguir que todos los fantasmas vuelvan a sus castillos antes de que el sol luzca su corona de rayos al completo.

huhuuh jugando

Un componente divertido del juego es que si no dispones del fantasma asignado por el dado los demás jugadores que sí dispongan de éste podrán usar tu turno para descargarse de su fantasma. Para ello sólo tendrán que hacer Huhuuh lo más rápido posible. No se limita aquí el uso del título, para decidir quién empieza la partida es necesario que todos los participantes compitan para ver quien es capaz de realizar el Huhuuh más fantasmagórico de todos.

Las piezas de madera están algo gastadas pero no han perdido el color ni sufren ningún arañazo. El tablero está impecable, y las instrucciones, milagrosamente enteritas y perfectas. Quien quiera que fuera el dueño de este juego de mesa en su etapa anterior, lo jugó mucho pero a la vez tuvo muy bien cuidado de él.

huhuuh instrucciones

El juego funciona para niños muy pequeños. A partir de los tres años ya se puede jugar y es divertido entrar en el rol de ser el fantasma con ellos. En resumen: ha sido una buena adquisición para nuestra familia.

By Joel

Carcassonne Junior… Una Experiència Divertida

Carcassonne Junior és un joc de col·locació per a 2-4 nens de 4+ anys.

L’autor és Marco Teubner i les il·lustracions de Rolf Vogt. Publicat per Hans Im Glück y editat en castellà per Devir.

“Em demano ser el primer”, diu el pare, i abans que ningú pugui reprimir-lo continua: “Ningú d’aquesta taula ha viatjat a Carcassonne tantes vegades com jo. A més, sempre us toca començar a vosaltres, així que aquest cop em toca a mi”. Agafa una peça del tauler i la col·loca al mig de la taula. “Som-hi!” A la peça hi surt dibuixada una noia vestida de blau, creuant un pont sobre un estany amb aneguets. Aquest és el personatge que ha escollit el Papa.

El petit de la casa ha escollit el noi dels cabells i la capa roja. Col·locant la seva peça s’adona que el personatge que hi apareix coincideix amb el seu color. “Posa-la al costat de la meva”, l’invita el pare. “No, vull començar un camí nou”, li respon el més petit. La mare somriu i aixeca una cella.

carcassonne junior

Ara és el torn de la Mama (ella porta la noia del vestit groc), i col·loca la peça al costat de la del seu fill. El mateix fa la filla, que porta el nen vestit de verd, alhora que també tanca el camí: cada un d’ells, menys el pare, pot així desfer-se d’una de les figuretes.

“Això significa que hem guardat ja uns quants animals”, explica la mare.

El Papa continua amb la seva estratègia d’anar fent camí en solitari. La resta de membres de la família s’ajuden tancant vies i compartint camins, fins que al cap de 5 minuts ja s’han desfet de la meitat de les seves figuretes.

Però aleshores el pare aconsegueix de col·locar la peça desitjada, tancant camí i posant sobre el taulell fins a 5 de les seves vuit figuretes. “La meva estratègia funciona”, diu, intentant intimidar els altres. “Quina estratègia?”, se’n riu la mare. “Aquest no és un joc cooperatiu, estimada”, diu el pare, i la mare aixeca les dues celles.

La partida continua. El Papa col·loca les peces de tauler dels seus adversaris ben lluny, en extrems apartats on es fa difícil de conectar els camins, i ni pensar a tancar-los. A poc a poc es va desfent dels seus ninotets blaus fins que en col·loca el darrer sobre el taulell.

“Ha guanyat el Papa!”, se sorpèn la filla. El petit de la casa s’afanya a col·locar la resta de peces, aprofitant que el joc s’ha acabat, decidit a construir una vila medieval.

La Mama interroga el Papa: “I quin és el motiu que hagis viatjat tant a Carcassonne, si es pot saber?” “Això”, respon entrebancant-se, “va ser abans que ens coneguèssim, vida meva”.

Una introducció descriptiva del joc la podeu trobar aquí.

By Joel

Carcassonne Junior… Una Reseña Divertida

Carcassonne Junior es un astuto juego de colocación para 2-4 niños de 4+ años.

Autoría de Marco Teubner e ilustraciones de Rolf Vogt. Publicado por Hans Im Glück y editado en español por Devir.

“Me pido empezar el primero”, dice Papá, y antes que nadie pueda reprimirle continúa: “Nadie de la mesa ha ido a Carcassonne más veces que yo, y siempre empezáis vosotros. Así que esta vez me toca a mí”. Coge una pieza del tablero y la coloca en el centro de la mesa. “Toma ya!” En la pieza sale una chica vestida de azul cruzando un puente de cuerdas y tablas de madera; es el personaje que escogió Papá.

El pequeño de la casa lleva al chico con el pelo y la capa rojos. Al colocar su pieza se da cuenta que también coincide con su color. “Ponla al ladito de la mía”, le invita el padre. “No, yo quiero empezar un camino nuevo”, responde el más pequeño. Tras lo cual la madre sonríe y levanta una ceja.

carcassonne junior

Ahora es el turno de Mamá (ha escogido la chica del vestido amarillo), y coloca su pieza al lado de la de su hijo. Lo mismo hace la hija, que lleva al niño de verde, cerrando a su vez el camino: cada uno, menos el padre, puede así deshacerse de una de sus figuras.

“Eso significa que hemos encerrado ya unos cuantos animales”, explica mamá.

Papá continúa con su estrategia de hacer camino en solitario. El resto de miembros de la família se ayudan cerrando rutas y compartiendo caminos, y al cabo de 5 minutos ya se han deshecho de la mitad de sus figuras.

carcassonne junior green

Pero entonces padre consigue colocar la pieza soñada, cerrando el camino y poniendo 5 de sus ocho figuras sobre el tablero. “Mi estrategia está dando resultado”, alardea. “Qué estrategia?”, le pide la madre. “Esto no es un juego cooperativo, querida”, tras lo cual se lleva el levantamiento de ambas cejas de ella.

La partida sigue. Papá ahuyenta las piezas de tablero que pertenecen a sus adversaios, las coloca en extremos apartados donde conectar caminos, ya ni pensar en cerrarlos, tiene una dificultad altísima. Poco a poco se va deshaciendo de sus figuritas azules hasta poner la última sobre el tablero.

“Ha ganado Papá!”, se sorprende la hija. El pequeño de la casa está colocando el resto de las piezas, concentrado, ahora que se ha terminado el juego, en crear una villa medieval.

Mamá mira a Papá con ojos interrogativos: “Me puedes explicar cuál es el motivo que te ha llevado a Carcassonne tantas veces?” “Eso”, responde el padre entrecortándose, “fué antes de conocerte, mi vida”.

Os invito a leer una reseña más descriptiva hecha por Special Meeple.

By Joel

Carcassonne Junior… Una Introducció Al Joc

Carcassonne Junior és un joc de Marco Teubner.

Per a 2-4 jugadors, a partir de 4 anys. El joc està dedicat als dos fills de l’autor, Anna i Elias.

Del Carcassonne Junior se’n diu un joc de col·locació, i s’explica perquè en aquest joc no hi ha taulell sinó que les peces que el formaran les anem posant els jugadors, per torns i d’una amb una. La distribució de les caselles té incidència en el propi desenvolupament de la partida, i les nostres decisions (on posem i deixem de posar les peces, i en quina orientació) afecten el curs cap a la nostra victòria o derrota.

És un joc competitiu, però aquí no es tracta de guanyar una batalla. A la vila medieval de Carcassonne tenen la dèria de deixar lliures els seus animals de granja, perquè estirin una mica les cames, però cada dia, abans que arribi el capvespre, el bestiar s’ha de tornar a guardar. Els quatre infants protagonistes d’aquest joc competeixen per veure qui és el primer a tancar més animals de retorn al seu corral.

carcassonne junior tile

La mecànica (això és el funcionament del joc) és prou senzilla, agafes una peça del taulell i la col·loques. I tan sols hi ha dos elements: els meeples o ninotets que representen els nens, i les pròpies peces o caselles que formaran el taulell; convertint aquest joc en un dels que més ràpidament poden posar-se en marxa, es tracta tan sols d’obrir la capsa i no cal preparar res més, simplement anar col·locant peces per torns i assignant ninotets quan haguem aconseguit de tancar un camí (cal tancar els camins perquè no se’ns escapi el bestiar).

carcassonne junior open box

El Carcassonne original, també familiar però potser per a una franja més avançada d’edat, va ser creat per Klaus-Jürgen Wrede, alemany, mentre era precisament de vacances a Carcassonne (França), on hi havia anat seduït per la història dels Càtars. Publicat per primera vegada l’any 2000, s’ha convertit en un dels jocs de taula més venuts i comentats.

Marco Teubner va ser l’encarregat, el 2009, de fer aquesta versió dita Carcassonne Junior, per a un públic i famílies amb nanos més petits. Marco Teubner és un especialista dels jocs infantils, encara que també n’ha fet per adults, i és veritablement una font continua d’idees: en una quinzena d’anys ha publicat més de 40 jocs de taula diferents (és clar que a Alemanya, d’on és ell, les famílies estan més fetes a jugar que aquí).

carcassonne junior blue red

Les il·lustracions de Rolf Vogt són suggerents i atractives, de manera que de seguida caus immers a l’interior d’aquesta vila anclada en l’Edat Mitjana, on els nens persegueixen tota mena de bestiar per camins i dreceres. I també, perquè són nens, s’aturen a jugar amb el gos, contemplen com el gat dóna caça a un ratolí, o passegen simplement amb un somriure sota el nas.

By Joel

Kung Fu Dados… Una Reseña Divertida

Kung Fu Dados es un juego de artes marciales para 2-4 niños de 6+ años.

Autoría de Benjamin Schwer e ilustraciones de Heinrich Drescher. Publicado por Haba (Título impreso en la caja: Würfel Kung Fu).

Los luchadores se saludan. Papá y mamá sonríen mientras se dedican miradas de complicidad. El pequeño de la casa no puede despegar el ojo de los tres dragones que hay sobre la mesa. Cada uno de ellos representa a una de las tres mejores escuelas de Kung Fu, cuyos miembros, en masa, asisten al torneo como combatientes. Para vencerles, cada miembro de la família deberá conseguir la combinación de dados perfecta. “Yo quiero luchar contra los dragones rojos”, se pide el pequeño. A la madre le parece bien: “Yo lucharé por las aguas”, añade ella (se refiere a la escuela del dragón azul). “Y yo por los monos”, concluye el padre, refiriéndose a los luchadores de la escuela del dragón verde.

kung fu mono

La primera en lanzar los dados es mamá. Conserva las aguas, tal y como ha prometido, tirada tras tirada, y se lleva 3 puntos de victoria al derrotar a un Maestro Cocodrilo. El pequeño sólo escoje los dados con un ideograma chino de color dorado en la superfície, pero no le sirven, porqué más allá de uno (que podrá utilizar de comodín) el resto se vuelven inutilizables. Sólo si consiguiera los cuatro ideogramas chinos despertaría al dragón dorado, y podría vencer a cualquiera de los contendientes. Papá conserva las hojas en cada tirada, ¡y consigue 4! Se lleva dos Alumnos Monos que pertenecen a la escuela del dragón verde, por 4 puntos totales de victoria. “Qué suerte has tenido”, le replica la madre. “En mis tiempos mozos hice algo de Kung Fu”, advierte el padre, frente a la entregada admiración del hijo.

Es hora de rellenar el tablero de nuevos contendientes y aparece, con gran profusión de vítores y exclamaciones diversas, el Gran Maestro Tigre de la escuela de Kung Fu del dragón rojo. El pequeño de la casa suelta un grito (eso primero), y luego un ¡Uala!, y termina por poner los ojos como dos pelotas de ping pong. Pero le toca tirar los dados a mamá, que vuelve a ir a por las aguas, serena, consiguiendo derrotar otro Maestro Cocodrilo, esta vez con la ayuda del comodín dorado. El pequeño vuelve a fallar en su búsqueda del dragón de oro, y papá, que traicioneramente había empezado pujando por los fuegos (queriéndose enfrentar así al Gran Maestro Tigre), finalmente se debe conformar con un comodín y una hoja que le ha salido en la última tirada, para poder adueñarse de otro Alumno Mono.

kung fu dragón dorado

Papá y mamá empatan a 6 puntos, cuando el pequeño consigue su combinación soñada, 4 caras doradas, que llaman al dragón de los dragones, radiante como el sol, padre de las artes marciales, es decir, del Kung Fu. Emocionado y rojo de felicidad, el pequeño recoge los cuatro combatientes sobre la mesa, incluyendo al Gran Maestro Tigre, y se los lleva a su regazo: “He ganado. He vencido todos los luchadores de una sola vez”. Nadie le corrige, es hora ya de irse a la cama.

Papá y mamá se dedican una última mirada intensa, antes de volver ambos a la rutina y a las tareas de la casa. “Esto no quedará así”, parece que se digan con los ojos, “luego desempatamos”.

kung fu dados caja

He encontrado una reseña descriptiva en Tierras de Narghai.

By Joel

Valerio El Valiente… Una Reseña Divertida

Valerio el Valiente es un juego de caballería para 2-4 niños de 5+ años.

Autoría de Johannes Zirm e ilustraciones de Michael Menzel. Publicado por Haba (título impreso en la caja: Richard Ritterschlag).

Había una vez 4 escuderos que salieron del castillo en busca de aventuras. Se habían prometido no entorpecerse el uno al otro y recorrer el reino completando actos de caballería. Al volver, aquel que hubiera completado más azañas sería nombrado (para envidia del resto) caballero del castillo y se convertiría en el dueño y señor de aquellas tierras.

Mamá fué la primera en salir por el puente levadizo y plantar su tienda en el torneo de caballeros, el cual daría comienzo en cualquier momento durante el curso de la partida. Justo al lado, para su sorpresa, encontró a un caballero que parecía desesperado: “Me llamo Valerio el Valiente”, dijo éste, “y he perdido mi caballo, quien me ayude a encontrarlo recibirá una pequeña recompensa por mi parte”. Todos los escuderos le escucharon y se dispusieron a partir sin falta. Recorrieron pastos repletos de ganado, se cruzaron con lobos ambrientos y preguntaron a mercaderes atribulados. No hubo manera de dar con el paradero del caballo perdido.

valerio el valiente

Mientras tanto, papá se encontraba en mitad de un maizal cuando la tierra empezó a temblar. Se trataba de un gigante gruñón que atemorizaba a los campesinos del lugar. Por suerte éste tenía miedo a los objetos punzantes y papá lo pudo ahuyentar con su espada. “He completado mi primera aventura”, dijo el padre, y la tensión empezó a filtrarse en el ambiente.

La hija tuvo que cruzar los altos picos escarpados antes de toparse en su camino con una pandilla de bandoleros y darle caza a su jefecillo. A su vez, madre tuvo que cruzar puentes, lagos y ríos hasta dar con el árbol sonriente (y también parlante) donde hayó a la princesa que esperaba ser rescatada. El más pequeño de todos, sin embargo, ignoraba a conciencia todas las aventuras que le asaltaban por el camino, pues sólo le interesaba completar la misión por la cual sueña todo caballero: derrotar a un malvado dragón.

valerio el valiente cenital

Padre, madre e hija se sucedían uno al otro completando misiones. Eso era fervor caballeresco digno de ser admirado. “He desenterrado un tesoro cerca de la fuente de agua”, dijo el padre; “Y yo he dado con la bruja cerca del bosque y ella ha salido volando”, añadió la madre. Se ahuyentaron más gigantes, cazaron más bandidos y rescataron más princesas.

Finalmente, detrás del molino rojo, el más pequeño de los escuderos (y de la família) encontró al dragón malvado y lo derrotó, completando así la primera de sus aventuras. “He ganado!”, gritó entusiasmado. “Eso no es verdad, sólo has completado una aventura”, le corrigió su hermana. Fué ella misma, precisamente, quien plantando la última tienda del torneo de caballeros, y habiendo encontrado el caballo perdido, tras lo cual había recibido la ayuda de Valerio el Valiente, pudo completar su última azaña y proclamarse victoriosa. “Soy el mejor caballero andante de esta mesa”, dijo desafiante ante sus padres. “Cierto”, la recompensaron ambos. “¿Puedo hacerme una armadura de color rosa y que sepa a chicle cuando la muerdes?”, preguntó la hija. “Pues claro”, respondieron sus padres. “¡Qué asco!”, concluyó el más pequeño.

valerio el valiente caja

Una muy buena reseña descriptiva del juego podreis encontrarla en Universo de Juegos Infantiles.

By Joel