Valerio El Valiente… Una Reseña Divertida

valerio el valiente cabecera

Valerio el Valiente es un juego de caballería para 2-4 niños de 5+ años.

Autoría de Johannes Zirm e ilustraciones de Michael Menzel. Publicado por Haba (título impreso en la caja: Richard Ritterschlag).

Había una vez 4 escuderos que salieron del castillo en busca de aventuras. Se habían prometido no entorpecerse el uno al otro y recorrer el reino completando actos de caballería. Al volver, aquel que hubiera completado más azañas sería nombrado (para envidia del resto) caballero del castillo y se convertiría en el dueño y señor de aquellas tierras.

Mamá fué la primera en salir por el puente levadizo y plantar su tienda en el torneo de caballeros, el cual daría comienzo en cualquier momento durante el curso de la partida. Justo al lado, para su sorpresa, encontró a un caballero que parecía desesperado: “Me llamo Valerio el Valiente”, dijo éste, “y he perdido mi caballo, quien me ayude a encontrarlo recibirá una pequeña recompensa por mi parte”. Todos los escuderos le escucharon y se dispusieron a partir sin falta. Recorrieron pastos repletos de ganado, se cruzaron con lobos ambrientos y preguntaron a mercaderes atribulados. No hubo manera de dar con el paradero del caballo perdido.

valerio el valiente

Mientras tanto, papá se encontraba en mitad de un maizal cuando la tierra empezó a temblar. Se trataba de un gigante gruñón que atemorizaba a los campesinos del lugar. Por suerte éste tenía miedo a los objetos punzantes y papá lo pudo ahuyentar con su espada. “He completado mi primera aventura”, dijo el padre, y la tensión empezó a filtrarse en el ambiente.

La hija tuvo que cruzar los altos picos escarpados antes de toparse en su camino con una pandilla de bandoleros y darle caza a su jefecillo. A su vez, madre tuvo que cruzar puentes, lagos y ríos hasta dar con el árbol sonriente (y también parlante) donde hayó a la princesa que esperaba ser rescatada. El más pequeño de todos, sin embargo, ignoraba a conciencia todas las aventuras que le asaltaban por el camino, pues sólo le interesaba completar la misión por la cual sueña todo caballero: derrotar a un malvado dragón.

valerio el valiente cenital

Padre, madre e hija se sucedían uno al otro completando misiones. Eso era fervor caballeresco digno de ser admirado. “He desenterrado un tesoro cerca de la fuente de agua”, dijo el padre; “Y yo he dado con la bruja cerca del bosque y ella ha salido volando”, añadió la madre. Se ahuyentaron más gigantes, cazaron más bandidos y rescataron más princesas.

Finalmente, detrás del molino rojo, el más pequeño de los escuderos (y de la família) encontró al dragón malvado y lo derrotó, completando así la primera de sus aventuras. “He ganado!”, gritó entusiasmado. “Eso no es verdad, sólo has completado una aventura”, le corrigió su hermana. Fué ella misma, precisamente, quien plantando la última tienda del torneo de caballeros, y habiendo encontrado el caballo perdido, tras lo cual había recibido la ayuda de Valerio el Valiente, pudo completar su última azaña y proclamarse victoriosa. “Soy el mejor caballero andante de esta mesa”, dijo desafiante ante sus padres. “Cierto”, la recompensaron ambos. “¿Puedo hacerme una armadura de color rosa y que sepa a chicle cuando la muerdes?”, preguntó la hija. “Pues claro”, respondieron sus padres. “¡Qué asco!”, concluyó el más pequeño.

valerio el valiente caja

Una muy buena reseña descriptiva del juego podreis encontrarla en Universo de Juegos Infantiles.

By Joel

Author: Joel

I enjoy playing games with my children, friends and family. L'anterior és el lema que faig servir en anglès, i és veritat. També faig promoció i tallers d'iniciació als jocs de taula, perquè crec que el joc és essencial per a l'ésser humà. No es tracta de buscar-li tres peus al gat, sinó que mentres et diverteixes (i divertir-se és del tot necessari) pots exercitar un cúmul d'habilitats i progressar-hi. La vida seria més profitosa si puguéssim jugar una mica cada dia.